16/5/17

LECCIONES DE VIDA

ELISABETH KÜBLER-ROSS Y DAVID KESSLER


CUADRAGESIMOSÉPTIMA ENTREGA



5 / LA LECCIÓN DE LA CULPABILIDAD (2)



DK (2)



El origen psicológico de la culpabilidad radica en el hecho de que nos juzgamos a nosotros mismos, en la sensación de que hemos hecho algo mal.  La culpabilidad es rabia contra nosotros mismos, la rabia que surge cuando violamos nuestro sistema de creencias. La mayoría de las veces, este desafortunado juicio hacia nosotros mismos procede de lo que nos enseñaron cuando éramos niños. El sentimiento de culpabilidad proviene de nuestra niñez, porque nos educaron para ser “prostitutos”. Eso puede parecer duro, pero es cierto.  Cuando utilizo la palabra “prostituto”, me refiero al modo en que, de niños, nos vendíamos de forma simbólica para obtener el afecto de los demás. En general, nos enseñaron a ser niños y niñas buenas y a complacer los deseos de los demás en lugar de enseñarnos a formar propias fuertes. En realidad, no se nos anima a ser independientes  o interdependientes, sino a ser codependientes, a considerar que la vida y las necesidades de los demás son importantes y a descuidar las nuestras. Esta decisión no es consciente, y a menudo no sabemos cómo satisfacer nuestras propias necesidades para ser felices.


Un síntoma evidente de esa codependencia es nuestra incapacidad para decir no. Se nos enseña que si accedemos a las peticiones de los demás les caeremos bien. Muchos padres se sienten desgraciados cuando sus hijos les dicen que no, cuando en realidad es maravilloso que aprendan a decir que no en los momentos adecuados. Todos deberíamos aprender a decir que no, pronto, alto y claro.



El deseo de complacer a los demás es un terreno fértil para la culpabilidad, pero no el único. A veces nos sentimos culpables cuando intentamos reafirmar nuestra independencia. En concreto, esto puede constituir un problema para los niños que sufren una pérdida mientras se está formando su identidad. Sólo unos padres sabios pueden ayudarles a superar o atajar ese sentimiento de culpabilidad.

No hay comentarios: